Ayuda de SINAI

Introducción

Cuando hablamos del proceso evaluativo en SINAI, debemos entender que nuestro software está conformado por una serie de funcionalidades que podemos dividirlas en dos grupos, una son las generales o estándar, las cuales están diseñadas para todas las instituciones, por otro lado, tenemos aquellas funcionalidades que atienden más a las particularidades de cada institución, lo cual pueden ir desde el cambio del funcionamiento, forma y apariencia frente a la experiencia de usuario.

Estas variantes en SINAI se presentan en la mayoría de los casos, en todo lo que tiene que ver con lo relativo al Sistema Institucional de Evaluación, ejemplo de esto sería toda la gama de procesos que se desarrollan a través de los menús principales “Planeación y Evaluación”.

En estos dos menús se resume lo que en el ejercicio del docente sería la planeación de sus actividades pedagógicas y la evaluación de estas, ahora bien, para SINAI la planeación no hace referencia a todos los elementos que implica una planeación curricular, más bien hace énfasis en las actividades evaluativas que estarán directamente relacionadas con las calificaciones de los estudiantes, es decir, que en SINAI el proceso de planeación y evaluación implica la definición de las actividades, con las que posteriormente se realizará la calificación de los estudiantes.

Con todo, no podemos hablar de calificaciones sin una “planilla” para realizar tal registro, lógicamente esta se define por un período determinado, grupo y asignatura. En este recurso se cruzan las actividades evaluativas planeadas para las respectivas calificaciones por cada uno de los estudiantes, y como se mencionó anteriormente, de acuerdo al Sistema Institucional de Evaluación de cada institución, así serán las variaciones de la planilla de calificaciones.

Variaciones en algunas de las planillas de calificaciones en SINAI

En la imagen anterior se muestra una variación frente a los componentes a calificar y los pesos porcentuales de los mismos y sus respectivas actividades, además la nota no siempre es numérica, también se presentan casos de notas alfabéticas, siempre guardando la respectiva equivalencia entre la escala de desempeño institucional y nacional, de esta forma se evitan inconvenientes al momento de expedir informes para el proceso de traslados de estudiantes de una institución a otra.

También se pueden encontrar casos donde la planilla de calificación no contienen componentes, llámense estos saber, hacer, ser o cognitivo, procedimental y actitudinal, entre otros, en cambio se podrían encontrar descriptores ( Indicadores, logros, competencias, criterios…), en este caso, en la planilla no se estaría calificando actividades (talleres, evaluaciones, trabajos…), ya que el proceso de planeación se llevaría de una forma distinta a lo antes mencionado, permitiendo que la planilla se estructure de una forma dinámica y así tener variaciones en cada grado y asignatura.

Frente al tema de la nota final que se muestra en cada una de las diferentes versiones de planillas, se puede presentar una variación en cuanto al cálculo de la misma, esto se debe a la forma como estén estructurados los componentes, subcomponentes y actividades que puedan estar contenidas en la planilla de calificaciones, por lo que SINAI debe analizar la existencia o no del peso porcentual por componente o por actividades, determinar además si es con valoración numérica o alfabética, entre otras muchas variantes dentro del algoritmo.

De todo este proceso, el resultado es una nota final, que de no existir recuperación, sería la definitiva del período, pero si por el contrario, el estudiante requiere proceso de recuperación y al obtener una nueva nota, es necesario realizar el ingreso de esta a SINAI, quedando así evidencia del calculo que realizó SINAI para llegar a la nota final y el registro de la recuperación para determinar la nota definitiva.

Vale la pena entonces mencionar los métodos que existen en SINAI para las recuperaciones:

  1. No Aplica: Indica que la institución no realiza recuperaciones.
  2. Promedio: Promedia la nota final con la nota de recuperación para determinar la nota definitiva del período.
  3. Reemplaza: La nota de recuperación reemplaza la definitiva del período, sin importar que esta haya sido inferior a la nota final.
  4. La más alta: Compara la nota final con la de recuperación y deja como nota definitiva la más alta entre las dos.

Vea también nuestro artículo sobre la Configuración de calificaciones de período.